A+ A-

Desafíos de la Justicia Laboral en República Dominicana 

La justicia laboral en República Dominicana logró su cenit en el año 1992 con la aprobación del nuevo Código de Trabajo que reemplazaba al Código Trujillo de Trabajo incorporando nuevas figuras que aseguraban y garantizaban verdaderamente a todos los trabajadores un respaldo inquebrantable en el ejercicio de sus actividades laborales. 

A pesar de este triunfo del proletariado dominicano en conjunto con diversos sectores de la sociedad, este nuevo Código que regiría las actividades entre el trabajador y su empleador se le dio una vigencia de 30 años para una posible reforma. Este período se cumplió en el año 2022 y hasta la fecha no se han realizado cambios al principal compendio de legislación laboral de la República Dominicana.  

Actualmente, el Proyecto de Código laboral presentado por los senadores Santiago José Zorrilla (El Seibo) y Aris Yvan (Elias Piña) está en análisis por parte de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Senado, marcando una oportunidad significativa para abordar nuevas problemáticas y modernizar ciertas figuras en la legislación laboral dominicana.  

Se pueden identificar muchos desafíos y/o oportunidades de mejora en la justicia laboral dominicana. El Poder Judicial ha empezado a trabajar desde el año 2019 en favor de la digitalización, la celeridad y la eficiencia de los servicios, no solo en materia laboral, sino también en materia penal, civil, comercial y de lo contencioso tributario y administrativo.  

Esto ha puesto en los primeros puntos de acción de los actores del sistema, el continuar implementando planes y acciones que den robustes al sistema hasta eficientizarlo en su máxima expresión. Y temas que necesitan de una mayor labor para tener una justicia más digna destacamos el retardo procesal, acceso a justicia y ejecución de las decisiones.  

El retardo procesal. Los casos laborales a menudo enfrentan largas demoras antes de ser resueltos, lo que perjudica tanto a trabajadores como a empleadores. Este retardo se debe a una combinación de factores, incluyendo la sobrecarga de casos en los tribunales y la falta de recursos. Sin embargo, se están realizando esfuerzos significativos para agilizar los procesos judiciales, como la implementación de tecnologías y la digitalización 

Acceso a la Justicia. El acceso a la justicia laboral sigue siendo un problema significativo, especialmente para los trabajadores de bajos ingreso. Las barreras económicas y geográficas dificultan que muchos trabajadores puedan presentar sus casos o defenderse adecuadamente en los tribunales. Para abordar este desafío, se están explorando diversas iniciativas destinadas a ampliar el acceso a los servicios judiciales, incluyendo dar a conocer los programas de asistencia legal que tiene el Estado y la descentralización de servicios judiciales, facilitando así que más ciudadanos puedan acceder a la justicia laboral. 

Ejecución de Sentencias. Aunque los trabajadores pueden ganar sus casos en los tribunales, a menudo enfrentan dificultades para que se cumplan las decisiones judiciales. Se debe trabajar en el desarrollo de nuevos mecanismos y refuerzo de las capacidades existentes para asegurar que las sentencias sean ejecutadas de manera más eficaz, mejorando así la confianza del ciudadano en el sistema judicial. 

Proyecto de Código Laboral:

El proyecto de código laboral presentado por los senadores Santiago José Zorrilla y Arys Iván Lorenzo incluye varias propuestas innovadoras que buscan modernizar la legislación y abordar los desafíos actuales de la justicia laboral. Algunas de las propuestas más destacadas incluyen: 

Modernización de los Procedimientos Judiciales. El proyecto propone la implementación de procedimientos más ágiles y la incorporación de tecnología en los procesos judiciales para reducir el retardo procesal. Esto incluye la digitalización de expedientes y la realización de audiencias virtuales. 

Fortalecimiento de los Derechos Laborales. Se proponen medidas para fortalecer los derechos laborales, incluyendo la protección contra el despido injustificado y la promoción de la igualdad de género. 

Mecanismos Alternativos de Resolución de Conflictos. Es sin duda una de las partes más importantes que se debe trabajar en este proyecto de ley. El proyecto fomenta el uso de mecanismos alternativos de resolución de conflictos, como la mediación y el arbitraje, para resolver disputas laborales de manera más rápida y eficiente y modela los ya establecidos por la norma. 

Recomendaciones Basadas en Actualizaciones Internacionales: 

Para mejorar aún más el Proyecto de Ley de Código Laboral Dominicano, se pueden tomar en cuenta las actualizaciones y mejores prácticas de otros países como Costa Rica, Chile y algunos países de la Unión Europea. Costa Rica por ejemplo ha implementado regulaciones para el teletrabajo, ofreciendo un marco legal que permite la flexibilidad laboral sin comprometer los derechos de los trabajadores. La inclusión de disposiciones claras sobre teletrabajo en el código laboral dominicano podría facilitar su adopción y regular adecuadamente las condiciones laborales a distancia. Chile ha avanzado significativamente en la protección de los derechos de maternidad y parentalidad, incluyendo licencias parentales compartidas. La incorporación de estas protecciones en el nuevo código laboral dominicano podría promover la igualdad de género y apoyar a las familias trabajadoras. La Unión Europea ha establecido estándares rigurosos en materia de salud y seguridad laboral. La adopción de estándares similares en República Dominicana podría mejorar significativamente las condiciones de trabajo y reducir los accidentes laborales. 

El teletrabajo en la Unión Europea ha demostrado ser una solución viable para mantener la continuidad laboral durante la pandemia de la COVID –19 y ha continuado siendo una parte integral del modelo de trabajo en muchos sectores, incluido el judicial. Según Eurofound, en 2021 existían más de 41.7 millones de personas que trabajaban en dicha modalidad entre todos los países que conforman la unión.  

El impacto del teletrabajo en el sistema judicial europeo ha sido notable, con adaptaciones tecnológicas y normativas para permitir que el personal administrativo y, en algunos casos, los jueces y abogados, trabajen desde casa eficientemente. 

Así las cosas, debemos concluir que es necesaria la revisión y actualización del Código Laboral Dominicano, como una oportunidad crucial para enfrentar los desafíos actuales de la justicia laboral en un mundo globalizado. La implementación de procedimientos judiciales más eficientes, el fortalecimiento de los derechos laborales y la adopción de mejores prácticas internacionales pueden contribuir a crear un sistema laboral más justo y equitativo. Las propuestas del proyecto de código laboral, combinadas con recomendaciones basadas en experiencias exitosas de otros países y la participación de aquellos grupos de la sociedad civil que velan por los derechos de los trabajadores dominicanos pueden ofrecer una base sólida para lograr un futuro más digno y que nos haga justicia a todos.